Quiénes Somos
El Sindicato Unitario

El SU de Cantabria somos una asociación de trabajadores, que se unen para poder defender juntos lo que no podemos defender cada uno por separado.

Eso fue siempre un sindicato. Lo que ocurre es que, en los últimos tiempos, la imagen que tenemos de los sindicatos es muy distinta.

En el SU de Cantabria todo nos lo curramos nosotros. Ni cobramos subvenciones ni nos lucramos de nuestro trabajo. No recibimos ayuda de nadie y casi siempre nos toca remar a contracorriente.

Pero esto es lo que le tocará soportar a todo sindicato que realmente quiera defender los intereses de los trabajadores y trabajadoras. Rebelarse contra la mayoría de las cosas que nos tratan de imponer, responder a tantas opiniones que nos colocan a la cola de la sociedad. Resistir cuando pretenden recortar nuestros derechos. Y hacerlo, muchas veces en solitario.

Pero, nada de esto nos asusta, porque llevamos ya muchos años haciéndolo y porque estamos convencidos de que es el único camino que nos queda, y que merece la pena seguir.

En cuanto a personas, nuestro sindicato está compuesto por hombres y mujeres, jóvenes y viejos, trabajadores fijos, eventuales y parados, estudiantes y amas de casa.

¿ Cuando nacimos ?

Al final de la Dictadura. En 1976. Cuando todos los movimientos populares se pusieron en marcha para darle el último empujón.

Los hombres y mujeres que entonces creamos el Sindicato Unitario veníamos luchando en el movimiento de comisiones obreras, organizando asambleas en los centros de trabajo, nombrando a nuestros representantes para presentar nuestras reclamaciones, movilizándonos para conseguir lo que reivindicábamos.

Aquél era un movimiento ciertamente popular, en el que participaba todo el que quería, las opiniones de todos eran escuchadas, y todos decidíamos libremente, sin intermediarios, en las cosas que nos atañan.

Por eso era un movimiento fuerte que entusiasmaba a mucha gente, y ante el que muchos empresarios se mostraban impotentes.

Y por eso hubo mucho interés en que aquél movimiento dejara de ser lo que era. Y, entre las condiciones impuestas para que el final de la Dictadura fuese pacífico, una de las más importantes fue convertir aquel movimiento obrero libre y luchador en varios sindicatos facilmente controlables, por unas minorías que no se opusieran a las medidas acordadas para llevar a cabo la transición de un sistema dictatorial a otro con algunas libertades.

Al final de 1976, una mayoría de trabajadores que peleaban en las comisiones obreras, siguiendo las recomendaciones de los dos grandes partidos que entonces representaban a la izquierda, el PCE y el PSOE, y que ya habían pactado el final de la Dictadura, decidieron convertir el movimiento en dos sindicatos, UGT y CCOO. Con un tipo de organización más vertical sería más fácil controlar los movimientos de aquellos trabajadores que protestasen contra las medidas del gobierno y los empresarios.

A partir de entonces, estos dos sindicatos, con todo el apoyo de los políticos y los empresarios, en poco tiempo, acapararon el campo sindical, beneficiándose de unas leyes hechas a su justa medida y monopolizando toda la atención de los medios de comunicación.

Otros, por el contrario, decidimos organizarnos para conservar el espíritu democrático y combativo de las antiguas comisiones obreras. Y creamos el Sindicato Unitario.

A partir de ese momento, hablar de sindicatos es hablar de minorías dirigentes que se sustituyen unas a otras, de control de las bases, de pactar con los empresarios y el Gobierno a espaldas de los trabajadores. Y también de fraudulentas cooperativas de viviendas, de agencias de viajes y turismo vacacional, de seguros de automóviles y de cursos, muchos cursos por los que reciben grandes cantidades de dinero sacado de los impuestos de todos. Es hablar de sindicatos oficiales.

Pero, no todo es así.

En el Sindicato Unitario nos dedicamos s'olo a la defensa de los intereses de los trabajadores, que es nuestro cometido. Para otras cosas ya están las gestorías, las agencias de viajes. Nuestros cursos los financiamos nosotros mismos. Y no recibimos ningún tipo de subvención.

¿ Qué hacemos ?

Sinceramente, lo que podemos.

Pero, sobre todo, lo que sabemos.

Son muchos años ya los que llevamos luchando para que los sindicatos, los comites de empresa y los delegados de personal sigan siendo fieles a los trabajadores que les eligieron. Son muchas las veces en que nos hemos opuesto a los pactos y trapicheos firmados entre los sindicatos oficiales y los empresarios y el gobierno. Y son muchas las veces en que hemos demostrado que nunca vendemos a ningún trabajador.

Y lo hacemos con los medios a nuestro alcance, con nuestras cuotas, con nuestro trabajo, con nuestra Asesoría, en nuestros locales, en la calle y donde haga falta.

Y, sobre todo, lo hacemos democráticamente. En el SU no hay dirigentes. Hay Asambleas y reuniones abiertas a todos los afiliados. Y hay currantes, voluntarios, desinteresados, que dedican parte de su tiempo libre a trabajar por el sindicato y sus afiliados, y que componen una Secretaría de Acción Sindical, revocable, si fuese necesario, en todo momento.

Somos más que una panda de amigos. Somos una organización sencilla pero operativa. Hemos adquirido experiencia y conocimientos y demostramos ser capaces de dar opiniones fundamentadas y razones serias para defender nuestra causa y ser eficaces en la acción. Y allá donde encontramos respeto y colaboración nos volcamos.

Nuestra fuerza nos la da quien nos apoya.

Principios

Somos un sindicato:

DE CLASE y ANTICAPITALISTA: Somos un sindicato constituido y dirigido por trabajadores, conscientes de que nuestros intereses son contrarios a los del capital, y trabajamos activamente contra la explotación de unos seres humanos por otros. No nos cerramos a llegar a acuerdos puntuales con la patronal, pero tenemos muy claro que, sin movilización, la negociación con los empresarios no lleva a ninguna parte.

UNITARIO: La unidad es un anhelo general de los trabajadores. Pero la unidad, sin más, no sirve, si no va orientada a sumar fuerzas con que trabajar y luchar para conseguir las reivindicaciones.

DEMOCRÁTICO Y ASAMBLEARIO: Proponemos la democracia directa en nuestro funcionamiento, regida por el principio de que, tanto dentro como fuera del sindicato, deben ser los afectados por los problemas, los que decidan cómo, cuándo y dónde se debe organizar la lucha y llevarla a cabo.

AUTÓNOMO E INDEPENDIENTE: Tenemos nuestras propias ideas y nos bastamos con nuestros propios medios para defenderlas. Nuestra fuerza nos la dan quienes nos apoyan. No dependemos ni del Estado, ni de partido político alguno, ni de ningún otro tipo de institución o poder. No pedimos subvenciones, ni participamos en campañas, planes de formación o similares, financiados por los gobiernos o entidades ajenas.

CÁNTABRO, SOLIDARIO E INTERNACIONALISTA: Con una visión global, solidaria y de clase, nuestra acción se centra en el entorno inmediato, allí donde sus efectos sean reales y efectivos. Defendemos, en primer lugar, los intereses de los trabajadores cántabros, aquí, donde vivimos y trabajamos, porque entendemos que la esencia del internacionalismo está en el carácter de clase de las luchas, que es lo que, de verdad, las hace internacionales y solidarias.

Objetivos

Nuestro objetivo supremo es la emancipación de los trabajadores, la desaparición del trabajo asalariado y la liquidación de la explotación de unas personas por otras, objetivo que, consideramos, sólo se alcanzará con la implantación del socialismo.

Al mismo tiempo, luchamos por alcanzar, día a dia, mejoras inmediatas en las condiciones de vida y trabajo de todos los trabajadores. Para ello, unimos nuestras fuerzas a las de todas aquellas personas y movimientos que trabajan y luchan contra toda forma de opresión, en especial la que sufren las mujeres, los jóvenes y emigrantes, y contra la degradación y agresiones al medio ambiente que provoca el desarrollismo capitalista.

Nuestro objetivo estratégico es organizar un contrapoder de los trabajadores que sea capaz de impulsar una verdadera transformación de la sociedad, sustituyéndola por otra más justa y humana.

Organismos y personas

El sindicato funciona en base a varios niveles que, a su vez, están representados por diversos organismos.

A nivel de empresa, el órgano de participación y decisión es la Sección Sindical de Empresa que la componen los afiliados de dicha empresa.

Cuando, en un mismo Sector, tenemos Secciones Sindicales en varias empresas, éstas se agrupan en Sindicatos de Rama o Sector, para coordinarse ante los problemas generales del Sector.

Para las cuestiones que afectan al conjunto de los trabajadores de una localidad o comarca, independientemente del Sector en que cada uno trabaja e, incluso de su situación laboral, las secciones sindicales de empresa y el conjunto de los afiliados de cada localidad o comarca se coordinan por medio de las Uniones Locales o Comarcales.

A nivel general, y como funcionamiento interno del sindicato, la participación y decisión se lleva a cabo, también, a varios niveles, para los que contamos con los correspondientes organismos

.El Congreso es el órgano soberano, por excelencia. En el se toman las decisiones que afectan a la propia esencia del sindicato, a su existencia y continuidad y a la aprobación o modificación de sus estatutos.

La Asamblea General de Afiliados es el órgano habitual de decisión de las cuestiones fundamentales que se plantean en la práctica del sindicato. En ella participan todos los afiliados.

La Secretaría de Acción Sindical es el órgano que lleva a cabo las decisiones de la Asamblea General y, en su caso, del Congreso, toma las decisiones del día a día en la marcha del sindicato, elabora los planes de acción, propone campañas, controla la administración y representa al sindicato en las relaciones con otros sindicatos, con las instituciones y con la sociedad en general.

Relaciones

El SUC es miembro de la Intersindical Cántabra, compuesta por sindicatos asamblearios de Cantabria.
Actualmente la Intersindical Cántabra está compuesta, además de por el SUC, por los sindicatos: STEC-STAC (Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cántabria - Sindicato de Trabajadores Asamblearios de Cántabria), SF (Sindicato Ferroviario) y SCAM (Sindicato Cántabro de Asalariados del Metal).

Recientemente hemos iniciado relaciones con UGTsario, Sindicato de trabajadores saharaui promovido por el Frente Polisario.

Asimismo, participamos en diversas plataformas de unidad de acción, sobre temas sociales y de solidaridad en general, unas de carácter estable y otras de carácter coyuntural, tales como Solidaridad con el Pueblo Palestino, Solidaridad con el Pueblo Saharaui, Plataforma por una Escuela Laica y otras.